Con el recibo de luz podemos tener el control de nuestros gastos de energía eléctrica. Sin embargo, hay algunas cosas a las que no les ponemos atención cuando nos llega nuestro recibo de luz, pero saber cómo leer el recibo de luz es de gran importancia en especial para saber si de verdad estamos ahorrando la electricidad suficiente para cuidar el medio ambiente, así como los gastos adicionales a la energía eléctrica. En el recibo de luz puedes encontrar información de gran importancia para llevar el control de todo lo que consumes mensualmente.

¿Qué contiene un recibo de luz?

            Un recibo de luz contiene una serie de  datos que no debemos ignorar. Saber cómo leer el recibo de luznos puede ayudar a solucionar varios inconvenientes en los que se requieren algunos datos. A continuación, veremos los más importantes.

  1. Encabezado: Es la parte principal del recibo y es la que comprende la deuda, el nombre de la compañía proveedora, el número de cuenta de servicio, la fecha del recibo, la fecha límite de pago y la fecha de corte. Si es un recibo doméstico aparecerá como tarifa 1A o tarifa 1B.  En caso de que sea un negocio aparecerán las siglas PDBT (Pequeña Demanda de Baja Tensión).
  2. Tabla de medida de consumo: Esta es una de las partes más importantes ya que comprenden las lecturas del medidor del mes en que se ha registrado el consumo. A la lectura actual se le multiplica la lectura anterior y se multiplica por el multiplicador para dar como resultado los KW por hora consumidos.
  3. Multiplicador: Es el número por el cual se multiplica el resultado de la resta de las lecturas para saber los KW por hora que se han consumido.
  4. Consumo KW/h: Es el consumo total de energía efectuado en el período del recibo.

      Adicionalmente a estos datos puede aparecer una nota de aprobación si el usuario es un ahorrador responsable. Si tiene una o más facturas vencidas y ya pasó la fecha de corte, el recibo puede contener una advertencia de corte. En ese caso hay que efectuar el pago inmediatamente a fin de evitar el indeseable corte de luz más los gastos de reconexión. Este es un riesgo que muchos suelen correr debido a que no entienden cómo leer el recibo de luz, por ello no hay que restarle importancia.